Foto a quién corresponda.
Foto a quién corresponda.

En este año que celebramos el Bicentenario del Cruce de los Andes (1817-2017) deseamos recordar a Don José de San Martín, el padre de la Patria. El hombre, que con intachable hidalguía liberó a medio continente de la opresión del colonialismo. Muchas veces se ha reflexionado sobre su lucha, sobre su legado imperecedero. Sin embargo, pocas veces nos hemos detenido a pensar en la importancia reveladora que tuvieron los caballos en la gesta sanmartiniana. Hagamos Historia… Las invasiones inglesas de 1806 y 1807 marcaron el inicio de un ejército criollo, pero muy alejado de lo que es un ejército profesional. Se trataba de milicias: grupos de civiles armados, con más valor que conocimientos y disciplina. Esas milicias tuvieron, posteriormente, un rol fundamental en la Revolución de Mayo de 1810. Sin embargo, la urgente necesidad de llevar la Revolución a todo el extenso territorio del Río de la Plata, hizo que el gobierno del Triunvirato buscara ayuda en un experimentado estratega. Para vencer a los españoles, se le encargó a San Martín la organización de un cuerpo de caballería. Las milicias se transformaron en un ejército profesional al que se sumaron nuevos hombres, que se convirtieron en combatientes ejemplares. Gracias a los Granaderos a Caballo se lograron victorias y hazañas gloriosas como la de San Lorenzo y el Cruce de los Andes. La Batalla de San Lorenzo en 1813, fue el bautismo del fuego para la caballería. Después de ese triunfo San Martín dijo con orgullo “La experiencia nos ha enseñado que un solo escuadrón de Granaderos a Caballo basta para arrollar al enemigo” Porque de los 250 hombres que llegaron con San Martín al pueblo de San Lorenzo, bastaron 150 hombres con sus 150 caballos adiestrados y bravos para vencer a los realistas. Y aquí debemos hacer un alto y detenernos en un momento dramático de esa batalla. El momento en que el gran General es herido por los españoles y su caballo muerto le aplasta una de las piernas. Y sí…lo sabemos, lo hemos cantado tantas veces en la escuela, ha vibrado con emoción en nuestras gargantas cada 17 de agosto…Cabral, el soldado heroico, al socorrer a San Martín, es atravesado por una bayoneta enemiga. Entregando de esa manera su vida, para salvar la vida del Libertador y con ella la libertad del continente. Solo así, luego del valor demostrado por los soldados y caballos fue posible la epopeya que cambiaría para siempre la historia de Sudamérica: el cruce de la Cordillera de los Andes que dotó de libertad e igualdad a los pueblos hermanos. Vivas estarán por siempre en nuestra memoria, las hazañas de esos grandes hombres que junto a sus fieles y valientes caballos dieron todo por la Patria, que ellos mismos ayudaron a nacer.

Ana Singh.
(Escritora-Historiadora)

Foto a quién corresponda.
Foto a quién corresponda.

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud