Foto a quién corresponda.

Año tras año durante el mes de octubre se desarrolla en la ciudad de Bragado la fiesta provincial del caballo. En noviembre del 2016 la cámara de diputados de la nación avaló por unanimidad el proyecto presentado por el diputado Pablo Torello para declarar dicho festejo como Fiesta Nacional. Falta aún que el proyecto sea tratado en la Cámara Alta y termine trasformándose en ley. La media sanción descansa en la Cámara Baja esperando por el Senado, mientras tanto el tema parece generar controversias y opiniones de toda índole entre lo que pareciera ser correcto y no tanto…

Opinión de Ana Vaccarezza: Hace un tiempo se inició una campaña a través de las redes sociales, llamando a los senadores nacionales a que voten en contra del proyecto que busca declarar Fiesta Nacional a la Fiesta del Caballo que se realiza en Bragado en el mes de octubre. La protesta se basa en el maltrato provocado a los animales durante las jineteadas. Lo que creo es que una cosa no tiene que ver con la otra.

La fiesta, en sus orígenes, y hablo con conocimiento de causa porque mis padres, junto a un grupo de amigos fueron los creadores, comenzó siendo un homenaje al caballo en sus diferentes facetas. No se incluyó la jineteada por considerar que allí el que se luce es el jinete. Por ese motivo se realizaron distintas pruebas y competencias deportivas donde la estrella fuera el homenajeado. Por otra parte, quiero aclarar que todos los que integraban ese grupo, verdaderamente querían resaltar los valores del animal. Conozco muy bien el sentimiento que los unía y los une a los caballos. (Adjunto en este escrito, el primer afiche promocional de la Fiesta para que puedan corroborar lo que digo).

Posteriormente, el sentido fue cambiando y se convirtió en una fiesta más tradicionalista. No sólo porque se incorporó la jineteada, sino que también durante algunos años  se realizaron pialadas. (Que fueron prohibidas mediante una Ordenanza luego de un Fiesta trágica en la que murieron varios animales). A mí no me gusta la jineteada, nunca asisto a eventos de ese tipo, y no las defiendo. Tendrá que resolver la Comisión de la Fiesta sobre ese tema. Lo que me parece injusto es el pedido para que no la declaren Fiesta Nacional. Es importante para Bragado que lo hagan. En todo caso, una vez declarada, que se proteste para que la jineteada no se realice. Acá, y en los distintos lugares donde se lleve a cabo esa actividad tan tradicional y tan arraigada en nuestro pueblo.

Ana Vaccarezza nació en la ciudad de Buenos Aires pero hace más de cuarenta años que vive en el Partido de Bragado. Sus padres Ana María y Eduardo Vaccarezza pertenecieron a un grupo de amigos que en la década del 70, decidieron homenajear a sus compañeros los caballos, con quienes compartían jornadas de trabajo, horas de paseo y deportes. De aquel encuentro nació lo que hoy conocemos como “La Fiesta del Caballo”. Su madre fue quien escribió la nota para el intendente de ese momento, solicitando que la declarara de interés municipal. Su padre fue el primer presidente de la fiesta. Así llego Ana a la fiesta del caballo, desde el inicio, casi se podría decir que crecieron juntas. Por todo eso es que sería un honor para ella, como para todo el pueblo de Bragado que dicha fiesta llegase a ser declarada Fiesta Nacional.

Diego Tavicco.

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud