Fotografía: Anuk Norden

Paula es porteña del barrio de Villa Urquiza y desde que tiene uso de razón se reconoce amante de los caballos. Desde pequeña se las arregló para poder estar cerca de ellos, y desde entonces la magia de los caballos gobernó su vida. Su infancia transcurrió por distintos clubes hípicos, donde aprendió las bases del adiestramiento y del salto. La llegada al club estimulaba todos sus sentidos. El ver los caballos ensillados, oler a establo, escuchar la música rítmica  de los cascos y acariciar su pelaje suave eran  sensaciones que despertaban mariposas en su estómago. Pero la felicidad plena la experimentaba al final de la clase cuando a solas con su caballo, disfrutaba ese momento íntimo de darle el premio, acariciarlo y llevarlo a la caballeriza.

Fotografía: Anuk Norden

Los veranos de su adolescencia fueron aventuras definitivas, montando caballos prestados por los  paisanos del lugar. De aquellos binomios surgidos entre el mar y los médanos florecieron aprendizajes profundos. El adiestramiento poco servía con aquellos caballos. Había que encontrar un lenguaje en común, y era un juego, a veces riesgoso el descubrir nuevas formas de comunicarse. A los 17 años recibió un caballo árabe lastimado y abandonado a su suerte. A Paula le sobraban buenas intenciones, pero tenía una carencia absoluta de conocimiento y experiencia médica. Ese fue el punto que marcó un antes y un después en su vida: la decisión de estudiar veterinaria.

Trabajó con caballos de salto, de polo y de endurance, buscando aliviar dolores, mejorar manejos y fomentar el entendimiento de los equinos.

Junto con la instalación de su chacra llegaron a su vida los primeros caballos propios. Su maestra inicial fue Violeta, una yegua pura, descarte del polo y llena de traumas que ya son historia. Phia, hermosa y árabe, llegó con solo tres años y sin amanse alguno. Entre ambas buscaron un lenguaje en común y establecieron un vínculo sensible; hoy Phia es la yegua madrina de su manada. Desde allí creció en Paula un entusiasmo inédito por la doma. Tomó varios cursos con distintos nombres pero similar esencia. Nuevos aprendizajes y a trabajar, hasta que llegó Aladino (hijo de Phia) y todo cambió. Con él no funcionaron ni las técnicas, ni la paciencia, ni los métodos, nada. Entonces partiendo de la base INAMOVIBLE de que el caballo siempre tiene la razón, debió hacer toda una reeducación de sus emociones, del lenguaje corporal, pensamientos, imágenes mentales, miedos no superados y desconexiones. Un verdadero camino hacia la autenticidad, donde al igual que el caballo, si transita una emoción,  lo hace a conciencia y la trasciende. Es aquí cuando Paula Merkler decidió abrirse a la comunidad fundando La Manada Mansa,  con la idea clara de restablecer la comunicación con los caballos, de reconocer su sensibilidad absoluta  y a poder percibir su prodigiosa energía.

“Caminar junto a ellos en estado de armonía, es entrar en nuestro propio interior y desde allí gozarnos mutuamente” (Paula Merkler)

Diego Tavicco.

Actividades propuestas: “Clínica de amanse natural y vinculación con la Manada grande en Pergamino“: (8 y 9 de Julio) Para aprender técnicas de manejo seguras y respetuosas de la naturaleza equina. Para buscar una
relación de confianza mutua donde todos los participantes lleguen a sentir ese mágico instante de contacto donde el caballo expresa “En vos confió”. Para aprender a comunicarnos  basándonos en el registro de nuestras emociones y lenguaje corporal ya que los caballos son espejos de nuestras actitudes.

La manada toda para mi”: sesiones particulares de una hora treinta, que nos ayudan a conectarnos con los caballos y conocer su lenguaje, divertirnos con ellos, superar traumas, creencias limitadoras y muros de defensa, reconocer nuestros recursos internos, volver a la dulce inocencia de la infancia, jugar por jugar, redescubrir nuestras emociones, mejorar nuestra autoestima, definir un cambio en nuestra vida, aquietar nuestros pensamientos, poder ser quienes en verdad somos.

Sanando el alma con La Manada Mansa”: Talleres de autoconocimiento asistido por caballos. Talleres de pocos participantes de una jornada de 10 a 17 hs.

Indómita Pasión”: Arte y caballos. Seminario teórico-práctico de iniciación al dibujo de la figura equina, a dictarse en taller y al natural con modelos vivos. Dirigido todos aquellos que deseen profundizar sus conocimientos de la anatomía equina y sus expresiones.

Jugando con la Manada Mansa”: Encuentros programados para grupos familiares o de amigos de tres horas de duración con actividades lúdicas y de conocimiento de los caballos.

Reencontrándote con tu caballo”: Nexo entre tu caballo y vos para ayudarlos a comunicarse y a establecer el lenguaje en común que debe ser previo a toda actividad montada. La actividad se desarrolla en el lugar donde se encuentra el equino.

La Manada Mansa son: Paula Merkler (Directora. Veterinaria especializada en equinos y su lenguaje). Nuestros caballos: Phia, Sam, Gaela y Aladino. Nuestros socios en las actividades: Marisa Luminari (Profesora de artes visuales, socia en Indómita Pasión y talleres de arte). Ermesto Breuer Moreno (Amansador, fotógrafo, amante de los caballos).

Facebook: lamanadamansa / Lamanadamansa.blospot.com.ar / Contacto: (011)1549927384

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud