Pablo Cosentino es oriundo del barrio porteño Villa Devoto. Hace más de seis años que reside en Mercedes, provincia de Buenos Aires y es el propietario del Centro de Doma Mansedumbre, ubicado en la ruta 5 Km. 105. Acuña en su haber una corta pero fuerte historia con los caballos… he aquí algunos de sus conceptos sobre la actividad a la que le rinde su pasión y los frutos se pueden apreciar en los caballos que monta.

¿Cómo fueron tus comienzos en la doma?
-Siempre me apasionaron los caballos, pero luego de adquirir el primero es cuando decidí profundizar en el tema y ampliar mis conocimientos, debido a que evidenciaba algunos problemas de conducta por causa de una doma deficiente. Fue ahí donde nació mi inquietud sobre la doma, para poder comprenderlo y mejorar sus aptitudes, entendiendo que la comunicación es primordial tenía que empezar de cero.-

¿Cuáles fueron las herramientas que utilizaste para nutrir tus conocimientos?
-Mucha lectura. Libros, videos, cursos… todos con el mismo criterio: desde la comunicación con el caballo y sin violencia.
Comencé a aplicar lo aprendido con mis propios potros, pero me di cuenta que no era suficiente, me faltaban algunos eslabones para poder unir la cadena y lograr una doma de calidad y completa.
Continué entonces profundizando en la búsqueda, trabajando sobre la propia experiencia junto a los potros y siempre apoyándome en más lectura para llegar a lograr el objetivo deseado.-

¿Cómo logras una buena comunicación?
-Para tener una buena comunicación debemos conocer cuál es el comportamiento de un potro, sus características físicas y saber interpretar su lenguaje corporal. Es importante controlar nuestra relajación y energía, lograr entonces una comunicación clara, consecuente y afectuosa. Y entre otras muchas cuestiones a tener en cuenta, pedir todo de menor a mayor.-

¿Domas caballos de Polo y das cursos?
-Sí. Gracias a la confianza de la familia Bereterbide de Mercedes Buenos Aires, comencé a domar yeguas de polo, logrando de esta manera iniciar con fuerza el camino de la doma orientada directamente al caballo deportivo.
Estos logros me llevan a la necesidad de trasmitir lo que tanto me costó conseguir, así es que surgen los cursos de doma, con la idea de ofrecer posibilidades para todos aquellos que les suceda algo similar, que encuentren un lugar donde sean comprendidos y puedan obtener herramientas concretas para lograr sus objetivos.-

¿Qué temas se ven en los cursos?
-Toda la doma la resumo en dos etapas, por lo que se conformaron dos cursos. En el primero se ven todos los fundamentos y se comienza desde el potro “crudo”, hasta montarlo y los primeros lineamientos de cómo continuar. El segundo está orientado a los conceptos para completar la totalidad de lo que hay que conocer y que no queden dudas de cómo lograr una doma de calidad.-

¿Ves cambios en la doma actual?
-Muchos. Pero no suficientes, por lo que tengo como objetivo cambiar algunos métodos violentos y obsoletos de doma, que en la actualidad y pese a la gran cantidad de domadores que difunden estas técnicas, no se logran revertir del todo. Es una cuestión polémica y dificultosa, pero un desafío al que no le voy a esquivar el cuerpo.-

Aquí Pablo Cosentino, un hombre sencillo que por pasión fue en busca de respuestas y encontró en los caballos un estilo de vida profundamente propio, con aprendizajes verdaderos y horizontes no muy lejanos por descubrir.

Diego Tavicco.

Fotografías Celeste Villalba.

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud