Sabías que: El caballo es un indiscutible ser constituido para correr. La evolución durante años y un proceso basado siempre en la velocidad, han producido un gran número de modificaciones estructurales que lo han hecho un corredor eficaz, capaz de trasladarse a través de largas distancias a refrenada velocidad y adicionalmente con la capacidad de acelerar la misma en distancias más cortas.
Un aspecto importante en los caballos es que la frecuencia respiratoria está estrechamente relacionada con el paso, especialmente el galope. Es decir, a medida que el caballo aumenta la velocidad de su paso, en esa misma medida y exacta relación, aumenta su frecuencia respiratoria.
Cada ciclo de un paso en el caballo tiene una fase de apoyo: (cuando los miembros hacen contacto con el suelo) y una fase de suspensión: (cuando el animal queda suspendido en el aire con sus miembro recogidos). La manera como se relaciona la respiración con estas dos fases del paso, es vital para que ocurra con un consumo mínimo de energía.
Los dos eventos que componen un ciclo respiratorio (inspiración y expiración), ocurren de manera sincronizada con cada una de las fases del paso. En el caso de la inspiración comienza fracciones de segundo antes de que el caballo comience a levantar sus miembros y se mantiene durante toda la fase de suspensión para culminar cuando el primer miembro posterior hace contacto con el suelo. En el caso de la expiración comienza justo al momento que el primer miembro posterior toca el suelo, se extiende durante la fase de apoyo de los miembros anteriores y termina justo antes de que los miembros comiencen a elevarse de nuevo para renovar el ciclo.
Desde el punto de vista práctico esta relación 1 a 1 de las frecuencias del paso con la respiratoria implica que cualquier condición que afecte el paso, también afectará la respiración del caballo. Por esto es tan importante que el caballo se pueda desplazar de una forma rítmica y coordinada. Los tropiezos, la lucha del jinete tratando de controlar la intención del caballo que quiere correr más rápido y las dolencias leves que no le permiten al animal valerse con un paso rítmico, van a afectar la respiración y por ende la cantidad de aire que se moviliza a lo largo del transcurso respiratorio y como consecuencia facilitará el cansancio del caballo con un mayor gasto energético.

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud