Parafraseando el titulo de su último libro, tenemos el agrado acercarles los conceptos de un tipo amante de los caballos como cualquiera de nosotros, alguien que la energía de su pasión lo llevo a dar pasos profundos en el andar de su destino y hoy día es un profesional del Balance F. Alguien capaz de aprender lo nuevo y difundirlo con el único fin de mejorar la salud de los caballos y nos enseña, simplemente que eso es posible.

¿Cuanto tiempo hace que te dedicás a trabajar con caballos?
En realidad, desde que nací porque me crié en el campo, en la Patagonia. Teníamos caballos de trabajo y para divertirnos. Empecé el oficio ayudándole al capataz de la estancia, quien hacía también de herrador. Comencé alcanzándole los clavos y hoy, después de 26 años, he podido visitar más de 15 países dando conferencias sobre podología equina. La herradura me ha llevado a rincones donde solo quizá no hubiese ido nunca. Esto me permite aprender y enseñar al mismo tiempo.

¿Qué fue lo que te atrajo para iniciar tu carrera en la podología?
Creo que fue el aprecio por los caballos y el gustarme la manualidad, combinada con la fuerza física. Es un oficio donde lo físico juega un papel importante. Si no tenés aguante al dolor, abandonas enseguida. La gente que entra por negocio no dura mucho tiempo, porque la condición extrema de trabajo los supera.

¿Cuál es tu visión de la podología equina?
Creo que en esta década, a nivel mundial, estamos en un punto de inflexión, donde los “viejos” herreros y las empresas que nos venden los productos deben reinventarse. El que no se reinventa ahora, perderá una gran oportunidad de avance. El nuevo pensamiento espiritual y enfocado a lo natural ha generado grandes cambios, y está afectando mucho en la podología tradicional. El caballo descalzo gana terreno en todas las disciplinas, y cada caballo descalzo son menos herraduras y menos clavos para usar o vender. Los viejos conocimientos que vienen enseñándose desde hace años hoy son cuestionados, y eso genera un gran problema porque no es fácil cambiar una estructura de enseñanza establecida durante siglos. Demorará años pero va a cambiar, y el que quiera estar primero en el futuro debe comenzar a moverse hoy.

¿Qué diferencias aprecias entre un caballo descalzo y uno herrado?
El caballo descalzo tiene mejor salud y le cambia el carácter. Y no mejora sólo por ir descalzo, sino porque ir descalzo implica vivir una vida más acorde a la especie, con mayor libertad, en movimiento, con otra alimentación, con menor estrés, etc., y eso termina en un caballo más saludable. Pero en la actualidad es casi imposible que todos los caballos del mundo puedan estar descalzos, por eso, parte de mi trabajo, es enseñar a que las dos cosas se hagan de la mejor manera posible. Que se hierre bien y que se recorte bien.

¿Qué es el Balance F?
Si lo tengo que definir científicamente, la definición correcta es: “Es el balance latero medial del pie con relación a la flexibilidad longitudinal del casco”.
Es un concepto nuevo a pesar de que los detractores dicen que no. Y afirmo que es nuevo porque nunca antes se ha considerado la flexibilidad longitudinal del casco en conjunto con los límites naturales del pie. Hoy se sabe que el pie tiene límites naturales que dividen lo que pertenece al casco de aquello que ha crecido, y esos límites se mueven de acuerdo a las presiones que el pie recibe. Lo único que hace el concepto Balance F es seguir esos límites, independientemente de dónde se encuentren. Esto permite respetar 100% la naturaleza del caballo y permite equilibrar su cuerpo también 100%. Mediante el recorte tradicional de casco, no se respetan los límites naturales y tampoco se puede equilibrar 100% un caballo.

¿Sentís que este sistema contribuye a la concientización sobre la calidad de vida del caballo?
Sí, porque va acompañado de una visión más holística del caballo. Yo como podólogo ya no pienso en sólo el pie, sino que debo pensar hasta cómo funciona el cerebro del caballo luego de haber realizado una estabilización de un desequilibrio o una desviación de miembro. Y también debo pensar en su dentadura, en el funcionamiento del sistema nervioso central y en su columna vertebral. Yo no soy especialista en esas disciplinas, pero sí debo conocer a las personas que sí lo son, porque mí éxito depende, en gran medida, del éxito de ellas.

¿A qué disciplina se orienta tu sistema? (Deporte, recreación, trabajo…)
Mi concepto está orientado al caballo como individuo, sin importar si es el caballo del lechero o si es un caballo de alta competencia. Ocurre que en alta competencia se puede hilar más fino y apreciar otros resultados. Por ejemplo, los caballos de carreras no ocultan nada, lo cual te obliga a ser muy preciso en tu trabajo. No hay margen de error. Mi trabajo se basa en una especialidad y es el equilibrio corporal del caballo a través del recorte de casco, luego, si es un animal de paseo, de polo, o de salto, me es indistinto.

¿Trabajas solo o tenés un equipo de colaboradores?
Hoy ya cuento con un buen equipo, no sólo de podólogos que trabajan mi concepto, sino de profesionales que se encargan de la fisioterapia, osteopatía, quiropráctica, odontología y neurología.

¿Das cursos?
Sí, mi trabajo principal es la docencia y la ejerzo a través de cursos y de nuestra red de academias que va creciendo, por suerte, bastante rápido. Tenemos una academia central en Alemania y franquicias que se han generado también en Alemania, en España y una acá en Argentina. Esperamos este año y el próximo contar con otras academias en Argentina, Suiza, Austria y Francia. Hay otros países que se están animando pero nada concreto todavía.

¿Escribiste libros? ¿Dónde se consiguen?
Escribí un primer libro, se llama “El Nuevo Herrador” y ahora ya salió el segundo, el cual se llama “Balance F, de regreso a la esencia de la podología equina”. A este último lo escribí en conjunto con Stephan Stich de Alemania, también podólogo. Lo tradujimos al alemán y lo están traduciendo al italiano también. Esperamos tenerlo en inglés el próximo año.

¿En qué otros países conocen este sistema?
Hoy, en mayor o menor medida, creo que se conoce en la mayoría de los países donde hay caballos. Sólo que algunos aún no están preparados para recibir nueva información. Este año fuimos llamados por China, estuvimos allá, y es un indicio de que la expansión del concepto está traspasando grandes barreras idiomáticas, lo cual no es menor. Nos pone contentos.

¿De qué forma se te puede contactar?
En la medida que puedo, procuro estar siempre conectado. Colocando en internet mi nombre o Balance F, se llega fácil a mis datos, sino por Facebook o ingresando a los siguientes sitios web: www.balance-f.com / www.danielanz.com

Por estos tiempos Daniel Anz y el Balance F van dejando al andar, huellas equilibradas que abren nuevos caminos.

Diego Tavicco.

(Fotos: Diego Ortiz Mugica.)

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud